El “Neo-Retro”: Lo que tenemos y lo que se nos viene encima

Hace muchos años que disfrutamos de nuestros clásicos favoritos de diversas formas: algunos lo hacíamos conectando las máquinas originales a diferentes televisores o monitores CRT, mientras que otros disfrutaban de la magnífica emulación que el PC y otras máquinas les proporcionaban.

Por fortuna, incluso en el retrogaming hay evolución. Sería de necios negar la importancia de Raspberry Pi en este avance, más por comodidad y acceso que por un mayor rendimiento. Y es que la comúnmente conocida como “raspa” es -bajo mi punto de vista- uno de los inventos más importantes relacionados con los videojuegos vintage de los últimos veinte años: un aparato diminuto, compatible tanto con televisores modernos como con los antiguos CRT (vía RGBpi, pi2scart o VGA666) que permite jugar a muchísimos sistemas clásicos con una emulación prácticamente perfecta, y -lo más importante- lo suficientemente simple, compatible y accesible como para hacerse un hueco en el mercado mainstream. Si, quien más y quien menos conoce este aparatito y le ha echado el guante a cualquiera de sus innumerables formas y encarnaciones.

Al calor del éxito de esta maravillosa placa han surgido alternativas diferentes con la misma intención -acercar los videojuegos clásicos al pueblo llano- que pintan un futuro lleno de color e ilusión. Pero no es oro todo lo que reluce, ni todo es tan sencillo como parece. En este artículo voy a hablaros de algunas de estas alternativas y el futuro próximo que nos puede venir. El “Neo-Retro” ha llegado para hacernos la vida más fácil…¿O tal vez no?

Raspberry Pi

Sin duda el producto estrella y uno de los avances tecnológicos más grandes de los últimos años. Un microordenador de bolsillo por menos de 40 euros que se puede emplear en miles de proyectos. Su triunfo es más que merecido.

En lo que a los videojuegos se refiere, actualmente es la mejor opción para cualquiera que quiera simplemente jugar. Su sencillez, compatibilidad con televisores y mandos, amén de la enorme cantidad de distribuciones disponibles con roms ya instaladas la convierten en el líder indiscutible en este sector. Y es que, ¿Quién no ha oído ese chascarrillo de “eso lo hace una Raspberry Pi y mejor“?

Actualmente tenemos disponible la versión 3 de dicha placa, que emula a la perfección hasta PSX (Nintendo 64 tiene una emulación bastante discreta, igual que Dreamcast), pero en el horizonte ya planea una nueva versión más potente que quien sabe donde puede llegar en cuanto a emulación se refiere -¿Saturn?¿Dreamcast?-.

Desde luego lo que está más que claro es que esta placa tiene absolutamente todo de cara para seguir siendo el líder del sector durante años.

FPGA

Las Field Programmable Gate Array son unos dispositivos que permiten describir un circuito digital usando un lenguaje específico y que, tras ser cargado en el propio integrado, consiguen replicar de forma exacta el comportamiento de una máquina. Llegados a este punto no hablamos de “emulación“, sino de “implementación“. Es decir, la FPGA (si el “core” o núcleo cargado es bueno) se comportará EXACTAMENTE IGUAL que la máquina a la que implementa en todos los aspectos.

Como es lógico, para los más exigentes las FPGA ofrecen un rendimiento superior a lo que ofrecen otros dispositivos como la Raspberry Pi. Hablamos de placas en las que cargamos, por ejemplo, un núcleo de Atari ST y esta se comporta tal y como lo haría el ordenador original, siendo prácticamente imposible de distinguirlos: timing precisos, exactitud en la paleta de colores, sonido perfecto…y todas las ventajas de carga de estos nuevos productos.

Actualmente los proyectos más conocidos son MiST y MiSTER, siendo bastante más potente la última. El problema en estos dispositivos radica en que -al menos de momento- están más enfocados al ámbito del “cacharreo” (solo MiST y su clon MiSTica se venden como un “producto cerrado de fácil acceso”) y no tanto al público generalista.

Todo es cuestión de tiempo, precio (no suelen ser precisamente baratas a día de hoy) y distribución, pero las FPGA son mi apuesta para el futuro del “Neo-Retro”. Por potencia y posibilidades pueden llegar a límites con los que sus rivales no pueden ni soñar.

Consolas “mini”

Siguiendo la estela de Raspberry, Nintendo creó el concepto de la consola mini: una placa similar a la Raspberry Pi en cuanto a potencia que incluye software oficial y licenciado de la compañía y que tiene un número limitado de juegos (hackeo aparte). Por supuesto, al doble del precio de lo que cuesta una Raspberry.

Tras el enorme éxito de NES Classic mini y SNES Classic Mini, un buen número de compañías se han unido a la moda lanzando sus propios dispositivos con distinta suerte: desde la preciosa Neo Geo Mini hasta la desangelada Playstation Classic que tantas críticas ha recibido.

Personalmente creo que estas máquinas siempre tendrán tirón entre el público más “casual“, aquel que simplemente quiere disfrutar de los juegos de su infancia sin complicaciones de ningún tipo, y entre los coleccionistas -entre los que me incluyo-. De cualquier modo, Nintendo parece haber perdido el interés en continuar la serie y solo Sega tiene la versión mini de su Mega Drive en el horizonte. Otras empresas seguirán explotando el filón, pero en cuanto las majors dejen de estar interesadas en este tipo de productos posiblemente veamos un tremendo bajón de calidad y la desaparición del concepto en sí. No le auguro un futuro muy lejano, la verdad.

Reescaladores de imagen

Entre los que todavía quieren usar sus máquinas originales pero se han encontrado con la pésima calidad que obtienen en sus televisores actuales está ganando adeptos este tipo de aparatos. Prácticamente surgieron con el ya legendario Framemeister xRGB y ahora tenemos el OSSC como principal reclamo para poder seguir usando nuestras consolas clásicas en monitores y televisiones planas.

De mi opinión sobre ellos os hablaré en un futuro vídeo del canal, pero los resultados -según bastantes entendidos en la materia- son más que notables. Veremos si cumplen todo lo que han prometido con este pequeño dispositivo y, sobre todo, si consiguen que los que menos espacio tienen puedan jugar sin tener que meter un siempre grande y pesado CRT en nuestras cada vez más pequeñas casas.

Sea como fuere, ahora ya no hay excusa para disfrutar de los clásicos. El “Neo-Retro” ha venido para quedarse y, como véis, tenéis opciones a mansalva según vuestros gustos, exigencia y ganas de complicarse. Lo importante es que de esta batalla de aparatos los únicos ganadores, por una vez, seremos los usuarios. ¡Que ya iba siendo hora!

Anuncios

2 pensamientos en “El “Neo-Retro”: Lo que tenemos y lo que se nos viene encima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s