Pequeños pero matones

En más de una ocasión hemos oido la frase que podría resumir esta nueva entrada, popularizada por una famosa compañía dedicada al motor: “La potencia sin control no sirve de nada”. Y es que potencia no siempre es sinónimo de superioridad. Los más grandes títulos de la historia han sabido sortear e incluso poner a su favor las limitaciones técnicas del momento para cimentar su éxito, mientras que en el caso del hardware históricamente se ha demostrado como la máquina de mayores posibilidades no suele ser -curiosamente- la de mayor éxito.

Sigue leyendo

Anuncios