Savestates, el cuchillo de los videojuegos

savestates

Desde el primer día en que probé los emuladores en mi vetusto Pentium a 133Mhz tuve claro que esos gloriosos programas tenían algo que no era de mi agrado: los savestates. En aquellos momentos veía esta utilidad como una herramienta para malos jugadores que -premitíendonos continuar en el punto exacto donde habíamos fallado- tiraba por tierra cualquier atisbo de reto que el videojuego en cuestión ofreciera, todo por el simple placer de hacer más sencillo nuestro camino. Lo que he visto a lo largo de los años no hizo más que reafirmar mi postura: gente que empleaba esta triquiñuela para “masterizar” los niveles de un juego y lograr así realizar partidas perfectas, jugadores que continuaban cada vez que perdían una vida justo en ese punto para así terminar el juego en un tiempo record. Lo siento, pero esto para mí es el equivalente en nuestro mundillo a correr la Marathon de Boston y llegar a veinte metros de la meta en taxi: una estafa en la cual los principales damnificados son los propios jugadores, que se engañan a sí mismos.

Sigue leyendo