Videojuegos que me producen somnolencia

Anoche fue una de esas noches. Me acuesto, doy cincuenta vueltas, la cabeza no para y en ninguna posición estoy cómodo. Hago acopio de drogas del sueño y nada, parezco un búho al que le alumbran con un faro. Trato de ponerme alguno de esos podcast cuyo contenido me hace dormirme en cuestión de segundos, pero tampoco hay suerte. Cojo el móvil otra vez. Hago una broma en twitter sobre un juego que me aburre soberanamente y, de pronto, aparecen las musas para ofrecerme un nuevo tema sobre el que escribir. Mientras pienso en como desarrollarlo, Morfeo acude a mi rescate y finalmente concilio el sueño mientras recuerdo esos juegos que han actuado de somníferos improvisados. Títulos que, aun siendo de calidad contrastada, me llegaron a aburrir de tal forma que han quedado grabados en mi subconsciente:

Sigue leyendo

Out Run para Spectrum – Conversiones letales

Corría el año 1986. Toda la chavalería andaba revolucionada con el juego “del Ferrari y la rubia”, como se conocía popularmente. “Out Run” había llegado a los salones recreativos para convertirse en el rey indiscutible de los juegos de conducción. La magnífica sensación de velocidad obtenida gracias al uso del “Super-scaller”, los preciosos gráficos y las impresionantes melodías cautivaron a toda una generación de jugadores,que disfrutaron de una jugabilidad “Made in Sega” al volante de este arcade.

Sigue leyendo

Street Fighter II: The world warrior, el “Big Bang” de los 90

Corría el año 1989 cuando la sección de ventas de Capcom propuso a los desarrolladores de la compañía la realización de una secuela de aquel juego de lucha que lanzaron en 1987 .

“Street Fighter I”  fue recibido (como hemos visto en el artículo anterior) de forma muy fria por público y crítica, a pesar de sus enormes cualidades y de las novedades que introdujo en el saturado género de la lucha. A pesar de ello,  Capcom seguía confiando en las posibilidades de este título y en esta forma de entender los juegos de peleas. Por ello, encargó a dos de sus mejores desarrolladores (Akira Nishitani y Akira Yasuda) dicha tarea.

Sigue leyendo